APPVISE BLOG

Mitos del amor romántico y sus riesgos en la adolescencia

por | Dic 22, 2017 | Psicología

Los adolescentes dan una gran importancia a las ideas de sus amigos, las de las redes sociales, las cosas que se comentan… sobre muchos temas, pero especialmente sobre el AMOR. El problema es que muchas de estas ideas son realmente mitos del amor romántico que acompañan las primeras experiencias amorosas de los adolescentes y pueden generarles expectativas poco realistas y problemas de convivencia.

Nuestros adolescentes navegan este mundo complejo de mensajes a veces contradictorios. Los roles de género tradicionales siguen ahí:

  • El hombre fuerte.
  • La mujer sumisa.
  • El hombre valiente.
  • La mujer cuidadora.

Sin embargo, ser hombre y mujer adquieren nuevos matices y pedimos a los hombres que también sean sensibles, sin serlo demasiado, y a las mujeres que sean valientes, pero sin pasarse.

Los opuestos que se complementaban siguen siendo medias naranjas en el ideario de la sociedad, sin embargo, estas medias naranjas son ahora un poco más complejas. Y claro, con todos estos mitos del amor romántico, los adolescentes encuentran dificultades para transitar a la vida adulta como hombres y mujeres para encontrarse a sí mismos en medio de estas identidades complejas.

Los mitos del amor romántico

¿Cómo son exactamente estos mitos románticos a los que aspirar?

“Las chicas como Babi se esmeran en sus estudios, hablan del último grito en moda y se preparan para encontrar al amor de sus vidas; los chicos como Step prefieren la velocidad, la violencia, el riesgo, las motos y la camaradería de las bandas… Pertenecen a mundos distintos, pero el amor les hará cambiar: ellas se volverán más salvajes; ellos más tiernos…”

A tres metros sobre el cielo, Federico Moccia

Las chicas como Babi quieren ser como ella más de lo que realmente lo son. Babi representa ideas del amor y de la mujer a las que muchas adolescentes aspiran, aunque a veces sean inalcanzables. La socialización de los roles de género ha ido construyendo, a lo largo de sus aprendizajes vitales, el deseo de encajar en cierto rol femenino: romántica, preparada para el amor de su vida, entregada, fiel, trabajadora, y siempre preciosa y a la moda.

Ser chica, en cierto sentido requerirá entonces, demostrar que se poseen estas cualidades.

Los chicos como Step tendrán que demostrar su masculinidad. Tampoco será fácil. Tendrán que alcanzar cierto grado de violencia y riesgo, ser buenos amigos de sus amigos, pero independientes. Tendrán que alcanzar este mito de masculinidad que representa Step.

Y luego está el amor, que todo lo puede y a todos les cambia. Según los mitos del amor romántico, claro.

En el amor, ella se responsabilizará de su felicidad y cuidado. Él, en cambio, de su protección.
Después de una última escena de beso romántico, colorín, colorado, se acaba el cuento, se olvidan las violencias, los celos, las discusiones…, ella le prepara una rica perdiz para cenar.

El mito del amor romántico representa para los adolescentes uno de los máximos exponentes de la felicidad adulta y a veces por ello renuncian a muchas cosas.

Algunos adolescentes hacen muchos sacrificios guiados por una idea ficticia del amor que nunca podrán alcanzar. Click Para Twittear

Fotograma película "A 3 metros sobre el cielo"

¿Qué consecuencias pueden tener para los adolescentes los mitos del amor romántico?

Nos encontramos con al menos dos problemas que se desprenden de esta amalgama de mitos y contradicciones:

1. Generan problemas de convivencia, que a la larga pueden derivar en violencia de género.

Además de contribuir a la presión para encajar y comportarse de determinadas maneras, generan problemas de convivencia tanto inmediatos como a largo plazo entre los chicos y las chicas. Y es que algunos de estos mitos del amor romántico forman parte de las ideas de base que en ocasiones se encuentra en las agresiones de la violencia machista.

Desde Appvise, trabajamos ofreciendo formación y herramientas a padres, profesores y personal no docente para gestionar e intervenir en estos aspectos previniendo la aparición de estos problemas.

2. Limitan las posibilidades de los adolescentes.

Puede que algunas chicas quieran ser como Babi y otras no. Algunos chicos quieran ser como Step y otros no. Sin embargo, la presión es a veces intolerable y de su capacidad para suscribirse a esta norma depende su popularidad y su capacidad para escapar al bullying. Por lo que esta limitación de posibilidades también supone un efecto sobre la convivencia.

Ya vimos algunos de los problemas y soluciones de los roles de género en este artículo que abordaba la diversidad afectivo-sexual en las aulas.

Pero veamos un poco más detalladamente a qué nos referimos.

Mitos adolescentes más frecuentes

Por ello vamos a reflexionar sobre algunos de estos mitos:

1. Los CHICOS son valientes, violentos, activos, posesivos… y las CHICAS son sensibles, tiernas, obedientes, sumisas…

Estos conceptos estereotipados de hombres y mujeres, que dejan de lado muchas identidades, suponen además de una presión para comportarse de acuerdo a estos roles. Cuando se siente el deseo de encajar se pueden justificar algunas conductas violentas y cierta aceptación de las mismas. Estos estereotipos, por tanto, contribuyen a generar situaciones de desigualdad entre los hombres y las mujeres dificultando tanto su bienestar como su convivencia pacífica.

También, contribuye a que las mujeres nos sintamos atraídas por ese hombre “X” y los hombres por esa mujer “Y”, lo que conlleva más presión por parecerse a los modelos de conducta y más aceptación de los comportamientos que derivan de esas características.

2. Los chicos son más sexualmente activos -y eso está bien- y tienen más deseo sexual que las chicas.

Este mito parece dar a los hombres cierta libertad para comportarse agresivamente con las mujeres (a través de piropos, sentirse con libertad para quedarse mirando a otra persona, para “entrar a ligar” de forma agresiva, etc.). Y hace que algunas mujeres se sientan obligadas a comportarse de manera pasiva o sin deseo, sin que esta sea realmente la forma en la que ellas se sienten.

La pasividad de las mujeres, cuando se debe al deseo de encajar conlleva la insatisfacción de todos los implicados y puede provocar más presión e insistencia por parte del hombre.

Este caldo de cultivo, en el que los deseos de los hombres son irrefrenables y deben ser satisfechos y las mujeres deben “hacerse las difíciles” pueden aparecer agresiones y abusos sexuales acompañados por el manido mito de “el que la sigue la consigue”.

3. El amor todo lo puede, haré que cambie.

El deseo de emociones fuertes, un amor que perdura y se sobrepone a la dificultad, como el de las películas es muy intenso en la vorágine emocional adolescente. El amor todo lo puede y resiste todas las dificultades, es necesario perseverar, pase lo que pase. Si nuestro amor es verdadero, nos sobrepondremos. Lo que contribuye a que las personas puedan permanecer en relaciones que únicamente les aportan sufrimiento. Porque además… ya se sabe que “quien te quiere te hará sufrir”.

4. Es el amor de mi vida, mi media naranja.

El mito de aguantar todo por el amor está relacionado con la idea de que en cierto modo los enamorados están predestinados de alguna forma cósmica o mágica y es el único amor real, el más fuerte que tendrán en su vida. También la idea de la media naranja presupone que las personas vamos por ahí con un trozo arrancado, esperando encontrar el que nos falta para poder estar completos, por lo que las relaciones de pareja obtienen una importancia radical para la satisfacción personal y para el éxito social.

Mitos y adolescentes

5. Los celos son una prueba de amor.

Por último, la idea de que los celos son prueba de amor es otro de los componentes que puede disparar la aparición de la violencia de género. Por ello empiezan a revisar el móvil de la pareja a establecer relaciones de control… y comienzan a aislar a la víctima de la violencia y la pone en diversas formas de peligro.

En Appvise estamos comprometidos con el desarrollo de las personas en un clima seguro y pacífico a lo largo de toda su vida, y eso en ocasiones, quiere decir que debemos reinventarnos, como ocurre con la llegada de la adolescencia y la juventud. Debemos trabajar estos aspectos a todas las edades, ajustando los temas, las formas y las dinámicas, ¡porque nunca es tarde para aprender ni para enseñar!

Si queréis saber más sobre este y otros temas podéis seguirnos en todas nuestras redes sociales o pedir más información sobre cómo implantar Appvise en vuestros colegios o los de vuestros hijos.

Para que pequeños y mayores podáis seguir reflexionando sobre las ideas y mitos que tenemos sobre el amor os dejamos esta charla de Ted: “Una manera mejor de hablar de amor” por Mandy Len Carton.

Marta Fernández López

Marta Fernández López

Psicóloga de Appvise

Graduada en Psicología, UAM
Máster en Psicología del Desarrollo, Universidad de Columbia
Experta en desarrollo, educación y en poblaciones en riesgo.
Psicóloga en AFASAME (Asociación de Familiares de Afectados de Salud Mental).

Últimos artículos

5 planes navideños para hacer en familia

APPVISE BLOG Se acerca una de las fechas más bonitas y tiernas del año: la Navidad. Una época mágica donde grandes y pequeños rebosamos alegría y la felicidad. Y donde la palabra ilusión cobra todo el sentido del mundo. La Navidad es una época de reencuentros y de...

leer más

¡Compártenos en tus redes sociales!