APPVISE BLOG

Actividades extraescolares: ¡vaya dilema!

por | Ago 31, 2017 | Educación

Un nuevo curso ya está en marcha, y con él, se acerca uno de los momentos en los que tomar una decisión al respecto se convertirá en un auténtico dilema: ¿a qué actividades extraescolares apunto a mi hijo?

Esta pregunta surge, la gran mayoría de veces, con motivo de las largas jornadas laborales que tienen los padres y que hacen incompatible poder recoger a sus hijos al finalizar las clases. Sin embargo, los colegios cada vez ofertan más, dentro de sus programas educativos, una amplia y variada lista de actividades que atraen a los padres y a los niños.

Pito pito gorgorito… ¿Lo echamos a suerte o usamos la cabeza?

Como decía antes, los días y los horarios en los que se imparten esas actividades extraescolares suelen ser decisivos a la hora de elegir. Pero es esa necesidad imperiosa, por parte de los padres, la que puede hacer que el niño se sienta “agobiado”, con una jornada lectiva tan larga que apenas le deje tiempo para él.

Por ello, una recomendación importante es no dejar al margen al niño en la elección de las actividades extraescolares. Es decir, que la decisión no sea unilateral. Si permitimos que el niño muestre su preferencia por alguna actividad en concreto bien por afición, bien por que vayan otros compañeros, es más fácil para que el niño vaya más motivado y muestre mayor interés.

Alternativas atractivas al salir de clase

Entre ese gran abanico de posibilidades, el niño tiene para elegir desde los clásicos entrenamientos de fútbol o baloncesto hasta nuevas disciplinas que, por moda o innovación, pasan a ser muy demandadas. Cada una aporta valores y aprendizajes que ayudan a completar su formación.

  • Deportes de equipo como hockey, balonmano o voleibol permiten que los integrantes del grupo vean la importancia de lo que aporta cada uno al mismo, tomando decisiones en común, valorando el esfuerzo y sintiendo la recompensa de trabajar juntos.
  • Otro opciones más individuales (ajedrez, bádminton, esgrima…) o deportes que se pueden practicar por parejas, como tenis o pádel, desarrollan técnica, estrategia, superación personal, concentración, o incluso momentos de relajación y tranquilidad, como ocurre en las clases de natación.
  • Actividades relacionadas con la defensa personal, tales como kárate o judo, les permite ganar seguridad y confianza en sí mismos, a través de la disciplina y desde el respeto.
  • Las artes plásticas, con talleres de pintura, cómic, etc. les ayudan a fortalecer su inteligencia más creativa, con libertad plena de expresividad.
  • El teatro o la danza contribuirán a mejorar su expresión corporal, vencer su miedo al público o a trabajar la coordinación, entre otras cosas.
  • Tocar un instrumento musical, como la guitarra, el violín, o la batería, desarrollará en él/ella habilidades como, por ejemplo, la percepción auditiva, la coordinación o la memoria.
  • Nuevos talleres como la robótica, u otros relacionados con las nuevas tecnologías y el uso de internet o los ordenadores, también tienen una gran aceptación, permitiendo a los alumnos manejarse con soltura en este ámbito.
  • Otros, como los talleres de cocina, permiten a los alumnos acercarse de una forma más divertida a los alimentos, conocer sus propiedades, el valor de una dieta equilibrada, etc.
  • Y no olvidemos los idiomas (inglés, francés, chino…), que aportan el conocimiento de otras culturas y el manejo de una herramienta básica en el progreso personal y laboral futuro del alumno.

Como se puede ver, cada uno aporta algo esencial para el desarrollo pleno del niño. Sin embargo, no por ello debemos caer en el extremo y decantarnos por apuntarles a una actividad diferente para cada día de la semana. Una carga excesiva puede llevarnos a lograr el efecto contrario: saturación, desgana, o sedentarismo. Y, sinceramente, nadie tiene tal deseo.

Para ello, no olvidemos que montar en bicicleta por el parque con ellos también es una opción. Que salir al parque a correr o simplemente a pasear, también puede ayudar a los niños a disfrutar de actividades al aire libre, reforzando el valor de compartir tiempo en familia.

Platón pensaba que “el objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano”, pero Albert Einstein bien señalaba que “nunca debes considerar el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”.

Por ello, permitamos que elijan y disfruten plenamente de aquellas actividades que más les gusten, sabiendo que todas ellas le acercan a ese objetivo final de la educación.

Daniel Sáez Herrero

Daniel Sáez Herrero

Profesor de Educación Infantil y Primaria

Diplomado en Educación Física y Educación Infantil por la UVA. Grado en Educación Primaria por la UCJC. Cursando Posgrado en Coaching, PNL y Liderazgo de equipos. Profesor de Educación Infantil y Primaria en colegio privado.

Últimos artículos

Consejos para afrontar la vuelta al cole

APPVISE BLOG El nuevo comienzo de curso ya está aquí. El momento de los reencuentros para los alumnos después del verano se acerca. Para algunos, los más pequeños, les tocará descubrir y vivir experiencias nuevas. Es hora de deshacer maletas y llenar la mochila de...

leer más

Beneficios de la Inteligencia Emocional

APPVISE BLOG En la entrada de hoy, vamos a explicarte en detalle qué es la inteligencia emocional y por qué es conveniente aplicarla con tus alumnos o hijos. ¿Qué es la inteligencia emocional? Muchas personas han asociado este término directamente con Daniel Goleman,...

leer más

¡Compártenos en tus redes sociales!